7. Atención de emergencias químicas y radiológicas

  • Share

atencion emergencias quimicas

El objetivo central de un programa de prevención y de preparativos para emergencias químicas o radiológicas es el de impedir o mitigar los efectos para la salud humana en caso de un accidente de este tipo. El plan de salud es multidisciplinario y debe involucrar a las diferentes empresas e instituciones que producen, comercializan, transportan y utilizan productos con propósitos industriales o médicos. Se debe mantener una buena base de datos, continuamente actualizada, y coordinar con los contactos en esta sobre sus planes de prevención, preparativos y respuesta, al igual que con las instituciones de protección civil, bomberos, centros de toxicología, y otros actores. Para más información sobre cómo desarrollar un sistema integrado de gestión para la prevención, preparación y respuesta a los accidentes químicos consulte esta guía.

Las sustancias peligrosas se clasifican en varias categorías, lo que a su vez determina la vía de exposición de la población a estas substancias. Asimismo, sus efectos dañinos para la salud varían. El curso de autoaprendizaje en prevención, preparación y respuesta a emergencias y desastres químicos contiene información sobre el tema.

Considerando que siempre debemos estar preparados para el peor escenario posible, en el campo de la salud es necesario que los planes de preparativos tomen en cuenta la necesidad de tener: personal capacitado, equipamiento médico apropiado, equipos de descontaminación, equipos de transporte, y equipos de protección personal. Se debe contar además con un centro especializado con stock suficiente de antídotos actualizados y otros productos farmacéuticos que ayuden en la preidentificación y preparación de instalaciones para la descontaminación y el tratamiento. Finalmente, es de suma importancia incorporar en los planes de preparativos hospitalarios la atención a emergencias químicas y radiológicas.

En caso de emergencia, al sitio del accidente sólo debe ingresar personal preparado y equipado para su protección. Es preferible que en el sitio del “triaje” se descontamine a los afectados y se les administre antídotos, antes de su traslado a los establecimientos de salud. En la guía Accidentes químicos: aspectos relativos a la salud se encuentra, entre otros, un resumen de las medidas básicas que se necesitan para planear y ejecutar acciones de prevención, preparación y respuesta frente a estas amenazas.

Los procedimientos de triaje siguen los mismos principios de priorización de la atención en función de la severidad del daño a las personas afectadas. Además, incluyen descontaminación y administración de antídotos para sustancias tóxicas o yodo estable en caso necesario para los afectados por radiaciones ionizantes. Los establecimientos de salud deben recibir la siguiente información:

  • Identificación de las sustancias y sintomatología de las víctimas.
  • Número y tipo de pacientes y su grado de exposición.
  • Necesidades complementarias de descontaminación.
  • Necesidades de protección personal para la atención de los pacientes.

El tratamiento de las víctimas debe seguir procedimientos y protocolos claros orientados a:

  • Eliminar la sustancia tóxica del organismo.
  • Terapia sintomática y de apoyo.
  • Terapia específica con antídotos.
  • Intensificar la eliminación del tóxico.

Tanto para los casos de emergencias químicas como radiológicas, es importante que los planes tomen en cuenta mecanismos de información para la población en general, así como mecanismos de apoyo psicológico, dada la ansiedad pública que provocan estas emergencias. Para información sobre qué hacer antes, durante y después de emergencias radiológicas consulte este enlace.

Los preparativos también tienen que prever mecanismos de seguimiento e investigación una vez concluida la etapa aguda de las emergencias químicas y radiológicas, para evitar consecuencias secundarias en las personas y en el medio ambiente. Para profundizar en la comprensión de la amenaza de agentes químicos y radiológicos, así como en el entendimiento del alcance de la respuesta de salud pública, sugerimos esta publicación de la OMS.

Ver programas de capacitaciónsiguiente leermas