7.2. Priorización de intervenciones

  • Share

priorizacion de intervencionesHacer que todos los establecimientos de salud sean seguros frente a los desastres representa un gran reto para todos los países, tanto por la cantidad de establecimientos de salud como por la inversión necesaria para mejorar su nivel de seguridad.

Por ello es necesario priorizar acciones, tanto a nivel de las redes de salud como dentro de las mismas instalaciones y el ISH puede ayudar a esta tarea.

La lista de verificación del ISH contiene una serie de variables de evaluación, a las que aplicando estándares de seguridad, asigna pesos relativos a cada aspecto evaluado, para obtener al final un valor numérico que expresa la seguridad del hospital.

Estos pesos relativos reflejan la importancia del aspecto evaluado en la seguridad integral del establecimiento. Aquellos de mayor incidencia en el resultado final, se los puede identificar en el modelo matemático resaltados en color amarillo. Esto a su vez facilita la priorización de las acciones correctivas.

A fin de facilitar el seguimiento respectivo y que la iniciativa no termine con la aplicación del ISH, es recomendable la elaboración de un plan de intervención que establezca lo pasos a seguir. Esta herramienta de planificación, se alimenta de la información de la evaluación para establecer: acciones a desarrollar, plazos, prioridades, responsables dentro de la institución, e identifique los recursos necesarios para su implementación.

Dado que mejorar la seguridad de las instalaciones de salud en situaciones de emergencias es una responsabilidad colectiva e implica la participación activa de autoridades locales, instituciones intersectoriales, profesionales de diversas disciplinas y comunidad en general, el Plan de Intervención se puede emplear para articular a diversos actores en esta tarea, incluyendo al personal de salud, cuya labor puede contribuir a incrementar o reducir el riesgo de su lugar de trabajo.

A nivel de redes de servicios de salud, el ISH permite intervenir en los establecimientos de salud estratégicos, que constituyen parte esencial de la red en emergencias y desastres. Así mismo, en los preparativos de respuesta ante desastres de la red, se podrá diferenciar los establecimientos seguros -que continuarán brindando servicios-, de aquellos que reducirán su capacidad operativa o de aquellos otros que -si bien no se espera que funcionen inmediatamente después de una emergencia- pueden ser recuperados en plazos razonables y con costos controlados.

Finalmente, cabe aclarar que para tener hospitales seguros, el ISH no es suficiente. Si bien es una herramienta que permite priorizar, no es una guía que automáticamente define la intervención, sino que se requiere diseñar -de una manera técnicamente correcta- expedientes técnicos de las medidas de mitigación a implementar. Mientras que eso se concrete, es importante fortalecer los preparativos de respuesta ante desastres de los servicios de salud.